Venda su Empresa Exitosamente

Las decisiones más difíciles a las que se enfrenta cualquier empresario, giran siempre en torno a la posible venta de su empresa. Preguntas tales como: “Cuándo vender?”, “Cómo vender?” y “Cuánto vale mi Good Will?”, son interrogantes complejos de resolver adecuadamente, si no se cuenta con un acompañamiento financiero externo que realice los estudios del caso de manera técnica y desarrolle conjuntamente con los socios una adecuada estrategia de promoción y venta de la compañía.

El valor de una empresa no depende del valor de sus activos ni del monto de su patrimonio contable, como normalmente tienden a proponerlo algunos inversionistas que se acercan con intenciones de compra. El valor de mercado de una empresa se determina a partir del valor presente neto de su potencial de generación de flujo de caja libre operacional, el cual es la cantidad de dinero final disponible para los acreedores financieros y los socios, una vez atendida la operación del negocio. Esta metodología es la de mayor aceptación a nivel internacional y se obtiene a partir del análisis y proyección de tres variables definitivas, la rentabilidad medida desde la óptica del ebitda, las inversiones en activos fijos y las inversiones en el capital de trabajo.

Para lograr la venta exitosa de una empresa es fundamental alinear adecuadamente hacia una maximización de su valor, aspectos relacionados con la proyección de sus ingresos, la rentabilidad, el margen ebitda, el capital de trabajo requerido, las inversiones futuras, la determinación del nivel y forma de endeudamiento, el manejo de ciertos activos no operacionales, el estado legal de marcas y patentes, entre otros.

Un importante número de empresas nacionales se encuentra hoy recibiendo ofertas de compra por parte de compañías multinacionales. Este puede ser un momento interesante para evaluar y estructurar adecuadamente una posible venta, sobre todo si dicha oferta proviene de un competidor importante, al cual si no se le vende, puede en el mediano o largo plazo disminuir mi actual participación del mercado o lesionar mis márgenes de rentabilidad, lo cual se traducirá finalmente en un menor valor de mi compañía.

La oportunidad para vender nuestra empresa es única, si lo vamos a hacer solo una vez en la vida, es importante hacerlo bien y prepararnos adecuadamente. El primer paso es conocer el valor justo de mercado de la empresa, conocer los proyectos de vida de los socios, indagar sobre los potenciales inversionistas y desarrollar una estrategia integral para maximizar el valor de la compañía, propiciando que el negocio sea un gana y gana, tanto para quien vende, como para quien compra.

empresa-exitosa

LEAVE A REPLY