La fórmula para el crecimiento rural

Asociación de Productores de Cacao de Cisneros

img_3013

“La unión hace la fuerza”, es tal vez una frase que hemos escuchado bastante y que muy posiblemente consideremos como de cajón. Sin embargo, no podemos negar que tiene mucho de verdad, ya que es cierto que cuando las personas logran trabajar unidas por lograr un mismo objetivo, las posibilidades de hacerlo son más grandes.

Asociarse puede ser una de las claves para que los campesinos colombianos, tan golpeados por la indiferencia estatal y la crueldad del conflicto interno, logren salir adelante. Y es precisamente esta motivación lo que ha llevado a que varias personas habitantes del corregimiento de Cisneros del municipio de Dagua, en el Valle del Cauca, pensaran en unirse para construir su futuro con lo mejor que saben hacer: trabajar la tierra.

Con la llegada de los megaproyectos de infraestructura y la notable reducción de la violencia, gracias al esfuerzo de las autoridades, los habitantes de Cisneros supieron que era momento de empezar a pensar sobre los retos que se avecinaban para ellos. Es por eso que impulsados por entidades como la CVC, el SENA, FEDECACAO y la articulación del Ejército Nacional, con su programa Fe en Colombia, decidieron unirse para conformar la Asociación de Productores de Cacao de Cisneros (APCC), una agrupación campesina que ha logrado en el corto tiempo organizar modelos agropecuarios efectivos y eficientes concentrados en el cultivo del cacao.

Esta Asociación ha permitido que cada uno de sus miembros reciba por parte de los entes de apoyo, capacitación agrícola e insumos, a la vez que establece su participación equitativa en la comercialización, distribución de los ingresos e inversión que genera el producto en cada periodo realizado. Cabe resaltar que la APCC poco a poco está vinculando a más campesinos de la zona y que su objetivo es convertir el cultivo de cacao en un modelo rentable y perdurable en el tiempo.

Las personas que hacen parte de la APCC son tan variadas como el mismo paisaje de Cisneros: hay de todas las edades, grupos étnicos, niveles educativos y algunas de ellas provienen de otros lugares del país. Lo importante en realidad es el trabajo asociado y la comunicación constante, en la que cada uno brinde siempre apoyo al otro.

img_3127

Lo más interesante de este proceso agrícola es que está diseñado con parámetros agroforestales, es decir, las plantaciones de cacao se establecen en mitad del bosque nativo de la zona, evitando así la tala y permitiendo la protección de los nacimientos de agua.

Es muy interesante ver cuando se transita por la espesura del bosque de Cisneros, cómo van apareciendo de entre la montaña los árboles de cacao de los cuales cuelgan brillantes sus frutos, que los campesinos han denominado “mazorcas”. La simbiosis que hay entre estos árboles frutales y el ecosistema en general es prácticamente perfecta.

Las asociaciones campesinas son una excelente propuesta para impulsar la competitividad del agro, ayudan a que haya una mayor tecnificación y hacen que el ingreso al círculo comercial sea más fácil.

Sigamos el ejemplo de los campesinos cultivadores de cacao de Cisneros: Unámonos como país y ampliemos más nuestra visión de progreso.

LEAVE A REPLY