Editorial 5ta Edición

Sobre la Responsabilidad Social Empresarial

14289824_10205217408713926_4675073288326129509_o

Sin ser un experto en Responsabilidad Social Empresarial (RSE), para esta edición he decidido abordar este concepto y proponerle a nuestros lectores que le impriman importancia a esta gestión en sus empresas, pues manejada adecuadamente no sólo puede llegar a influir en la sociedad más vulnerable del país, sino también en un clima empresarial más competitivo.

Es oportuno citar un texto del libro El desafío del nuevo contrato social escrito por el doctor Luis Fernando Cruz: “La empresa privada contribuye a lo colectivo y a lo público cuando facilita procesos de redistribución de riqueza, cuando propicia el desarrollo del capital social y humano, cuando garantiza calidad en sus productos y servicios, cuando educa para el ejercicio del intercambio, cuando promueve organizaciones y redes, y cuando hace de la transparencia su principal realidad”.

Quiero compartirles que a la luz del desarrollo editorial de esta revista, visiono con la nueva generación de empresarios y emprendedores, un panorama muy alentador hacia futuro, para amalgamar lo empresarial con lo social. Después de innumerables entrevistas y acercamientos con esta nueva generación, he encontrado un común denominador entre sus modelos de negocios; una cantidad importante de ellos tienen detrás de sus productos y servicios, una razón social que propende por la construcción de una mejor sociedad.

Muchos jóvenes están ahora encontrando que los negocios y lo que ellos perciben como éxito, va más allá de generar grandes utilidades y lograr convertirse en organizaciones que solo persiguen la generación de valor económico para sus accionistas. La verdadera satisfacción que gran parte de ellos desea hallar, radica en la consolidación de proyectos sociales autosuficientes. Una importante cantidad de esta nueva generación de empresarios, posee un espíritu emprendedor altruista, enfocado a mejorar las condiciones de vida de las comunidades más vulnerables de nuestro país. Este fenómeno deja ver que la juventud empresarial quiere influir positivamente en la sociedad, no solo por medio de lo que algunas empresas normalmente han venido denominando Responsabilidad Social Empresarial, pero que en la práctica desafortunadamente utilizan solo para fortalecer su imagen, realizando donativos que generan una cultura cada vez más asistencialista, mientras que no pagan salarios justos a sus colaboradores, no son responsables con el medio ambiente, abusan de sus proveedores llevando a estos incluso en ocasiones a la quiebra, manipulan información privilegiada para su conveniencia, ofrecen dádivas a funcionarios para ser privilegiados comercialmente, o sencillamente no cumplen a cabalidad sus obligaciones legales.

Visiónate los invita a ser responsables en primera instancia con todos aquellos que permiten el desarrollo de su actividad empresarial; colaboradores, proveedores, Estado, clientes y por supuesto también los socios. No pretendemos que las empresas se conviertan en fundaciones sociales sin ánimo de lucro. Mi invitación es primero hacia una verdadera responsabilidad al interior de cada organización, y luego una sincera responsabilidad con alguna de tantas debilidades sociales que existen en nuestro país.

LEAVE A REPLY