Un Sueño llamado Libertad

    Nos enteramos que en Bogotá se ha constituido una empresa llamada Free Mind; de bebidas refrescantes, la cual dona el 50% de sus utilidades para impulsar proyectos sociales sostenibles. Actualmente están direccionando su donación a la Guajira, para llevar agua a todas las personas que carecen de este derecho vital en dicha región.

    12801226_1017400114972338_6867157236219620885_n

    Lo anterior nos generó tanto impacto que no dudamos un segundo en concretar una entrevista con Felipe Novoa, uno de sus fundadores, para que nos contara, cómo surgió esta revolucionaria e impactante empresa. Felipe, de 28 años de edad, se cataloga como una persona 100% emprendedora, soñadora nació hace cinco años de la tesis de grado de ingeniería que realizó con su socio Richard Auchter, el inventor de una bebida relajante, libre de calorías, libre de azucares y libre de estrés. Al principio su marca sólo tenía como objetivo ser un oasis refrescante y tranquilizante para contrarrestar el estrés que se vive dentro de la vida cotidiana. Lograron rápidamente el éxito, gracias a la disciplina y al esfuerzo. Éxito que se vio reflejado con la aceptación de la bebida por parte de los consumidores, y a su vez con el reconocimiento nacional por parte de programas de emprendimiento. Por ejemplo, en el 2014 se ganaron 300 millones de pesos, premio otorgado por Innpulsa, quien los catalogó como una compañía que crece de manera rápida, rentable y sostenible.

    Pero su triunfo traspasó fronteras el año pasado, dejando en alto el nombre de Colombia al ganarse la convocatoria “Inversión en el ecosistema de emprendimiento” realizada por el Reino Unido, lo que les permitió registrar la marca en 34 países.

    Sin embargo, el éxito no era completo, “Algo no nos llenaba, habíamos caído en un modelo de industria, de comercio, de con- sumo, de socios e inversionistas ¿Pero dónde quedaban la humanidad, la sociedad y el planeta?”. Interrogantes que los llevaron en junio del 2015 a darle un giro a su negocio.

    Decidieron para esta fecha que de ahí en adelante, Free Mind impulsaría un consumo responsable, por lo cual se alejaron del modelo de empresa tradicional, para crear un movimiento empresarial que tuviera como objetivo primordial generar un impacto positivo en la sociedad. Tenían muy claro que utilizarían “el poder de los negocios para transformar realidades”. Y es así como nace el concepto “libertad pura”; lo que definen como “Actos que tengan la intención de pro- mover ayudas a minorías oprimidas, llevar servicios públicos a comunidades que carecen de ellos, y promover la conciencia por la naturaleza entre otros”, actos que deben encontrar respaldo económico en el consumo responsable. Felipe lo explica de manera brillante: “Libertad pura y un mundo mejor, teniendo como excusa algo que jamás va a dejar de suceder: CONSUMIR”.

    Es a través de la reinversión del 50% de las ganancias de la venta de Free Mind que ellos apoyan causas como –Todos por la Guajira- con la ayuda de un grupo de soñadores que le inyectan pasión, corazón y energía a la construcción de un proyecto que genera agua a partir de la humedad del aire. Felipe dice, entusiasmado, que esto es “algo mágico”, ya que esta comunidad no cuenta con acueducto, desde hace 3 años no llueve y 5.000 personas mueren de sed.

    12348054_959387830773567_7611628109622595854_n

    Pero todos estos éxitos personales y sociales no han sido fáciles de con- seguir, asegura Felipe. Por eso aconseja que en el mundo de los emprendedores hay que persistir y resistir. Gracias a estas dos palabras lograron salir adelante de la crisis más fuerte con uno de sus inversionistas, quien no apoyaba este nuevo enfoque social que abanderaba la empresa, hasta el punto de pedirle a Felipe que se saliera de la compañía. Experiencia que les enseñó la importancia; de que tanto el socio como el inversionista compartan el modelo de negocio, “si no, no funciona”, aseguró. Free Mind actualmente cuenta con 15 empleados directos, y entre 25 y 30 empleados indirectos.

    Equipo que trabaja a diario por conseguir un impacto positivo en la sociedad, y para esto ambicionan diversificar sus productos, lo que les ayudará a impulsar la idea de consumo responsable. “Free Mind puede ser cualquier cosa: ropa, cachuchas, inclusive mi sueño es tener una aerolínea”, dice Felipe entre risas. Finalmente nos recuerda: “Free Mind Airlines. Un producto que al ser consumido, sus utilidades sean reinvertidas para apoyar actos de libertad pura”.

    free mind

    LEAVE A REPLY