“Vivir para cumplir sueños”

    “Vivir para cumplir sueños”

    Fernando Pardo

    Su rutina diaria comienza muy temprano. Se define como una persona disciplinada, por lo tanto su día lo tiene perfectamente planificado para poder cumplir todas sus facetas, la de empresario, la de esposo, la de innovador y ahora su nueva y favorita faceta, la de padre. En su negocio le gusta atender personalmente a la gente, pero eso si, que no sepan que él es el dueño. Cuando alguien le pregunta al respecto, el responde que es un administrador. Su vida está llena de sueños por cumplir y posee la firme convicción de que nada es imposible.

    Ese es Fernando Pardo, fundador y propietario de Café Valparaíso. Nacido en Marinilla, una pintoresca población del oriente antioqueño, famosa por ser cuna de ilustres empresarios que han contribuido  de manera importante al progreso del pais. Proviene de una familia humilde “echada para adelante, de esas que han tenido que  rebuscarse la vida”.

    Su madre fue profesora de historia en Medellín y su padre jubilado de la Contraloría de Santafé de Antioquia, pero Fernando no heredo ninguna de estas pasiones de sus padres, este empresario aprendió de los negocios gracias a su abuelo,  quien desde muy pequeño le enseñó a ser trabajador. Con tan solo 16 años, su rutina empezaba a las 6:00 am y terminaba a las 11:00 pm, ayudando en las panaderías de sus tíos, creadas hace más de 50 años, donde aprendió inicialmente ese arte de hacer pan.

    Después de varios años trabajando en diferentes lugares, creó su propia panadería,  “La Sebastiana”, donde terminó de hacer su escuela y perfeccionó su esencia. Esa esencia que hace un año y medio lo llevó a innovar con un nuevo negocio, un lugar que como él lo describe, “está lleno de arte, literatura y sueños”. Gracias a la crianza de sus padres, ha pasado gran parte de su vida leyendo libros e historias que quiso plasmar en su empresa.

    “Para uno ser exitoso debe hacer las cosas diferente de como las hace todo el mundo, porque en la innovación está el factor diferencial que te hace exitoso, por eso me ideé un negocio que no se alejara de lo que yo sabía hacer que era la panadería y empecé a meterle cosas diferenciales. Mi sueño siempre fue vender una botella de vino en una panadería, así fue cómo surgió y fui construyendo lo que hoy en día es Café Valparaíso.”

    Inicialmente no tuvo ganancias, lo único que realmente le importó fue acreditar su marca e impulsar su negocio. Comenta con una sonrisa en su rostro “le puse el alma y creí en mis capacidades”.

    Fernando, estudió administración de empresas donde aprendió importantes bases para lo que hoy en día es su empresa. Se refiere jocosamente a su profesión como “la carrera del futuro: Del futuro desempleado y de la administración de herencias.

    Afirma, que lo más importante es “darle al negocio”. Lo que para el significa “sacar del bolsillo de uno para subsidiar cosas de tu empresa, que no se cuente como costo, sino como un incentivo”.  Cuenta que en uno de sus negocios, inicialmente para incentivar a sus trabajadores por las pocas ventas que se registraban,  daba dinero de su propio bolsillo a personas de su confianza, para que fueran a comprar a su propio negocio. De esta manera logró motivar a sus colaboradores hasta lograr convertirla en una de sus empresas más exitosas. Es así como este joven le enseña a los empleados de Café Valparaíso, que deben tener siempre una actitud positiva y dar siempre lo máximo de ellos mismos.

    En este lugar, están plasmados los gustos y la personalidad de Fernando, un Vi$ionario Exitoso y soñador que le pone el alma y las ganas a todo lo que hace. Tiene la plena convicción de que no hay que pensar siempre en el factor lucrativo, “lo más importante es que seamos felices en nuestros trabajos”.

    Fernando concluye nuestra plática afirmando: “Este tiene que ser el tercer hogar de mis clientes. El primer hogar es la casa, el segundo es el trabajo y el tercer hogar debe ser Café Valparaíso”.

    LEAVE A REPLY